La Vida se manifiesta en nuestras vidas siempre y cuando mantengamos abiertos los caminos del interior. El actual ritmo de vida y los requerimientos de nuestra sociedad dificultan cada vez más ese acceso al interior personal en el que se encuentran las materias primas para la construcción de nuestras vidas. Sin darnos cuenta, nos autoexiliamos de nuestro hogar interior. Allí, utilizando la imagen del Maestro Eckhart, Dios se encuentra como en su casa, pero nosotros nos sentimos extranjeros.

Educar la Interioridad es favorecer los procesos y proporcionar las herramientas que nos permitan volver a casa, al hogar interior para desde allí vivir unidos a los demás, al mundo, a Dios.

martes, 8 de mayo de 2018

No sé qué decir...

Un saludo a todos/as los/as que leéis este blog. Disculpad todo este tiempo de silencio. Dejé un tema propuesto para la reflexión. En un principio el hecho de no publicar más entradas fue para dar tiempo a esa reflexión y ver si recibía alguna respuesta, pero después, el no publicar ha nacido de mi imposibilidad para decir nada. No he sabido y aún no sé qué decir ante la avalancha de acontecimientos densos que han tenido y tienen lugar en nuestro mundo.

Sí, no sé qué decir o quizá no quiero decir cualquier cosa... O más bien me pregunto quién soy yo para decir algo, para arrogarme una palabra que aporte luz o consuelo entre tantos sinsentidos y dolores de tantas personas, países...

También, en el tiempo entre la última entrada y hoy, vivo un asqueo de las redes sociales, que más que redes me van pareciendo un entramado pegajoso de mentiras, medias verdades, insultos, opiniones vacías, tópicos y barbaridades. Tan solo algunas presencias amables aparecen de tanto en tanto...

Por ello, he estado pensando en qué sentido tiene este blog, si quiero seguir escribiendo, si escribir por este medio  me apetece como antes.

Me voy decantando hacia el no.

Estoy harta de palabras, cansada, incluso de las mías. Tengo sed de silencio.

Soy consciente de la pequeñez de mi aportación. Soy una diminuta palabrita en el océano de la red. Siempre he querido ser una palabrita que pudiera poner luz y ánimo, optimismo, esperanza, fe...

Mi vocación no es ser una "influencer" de la interioridad, ni una famosa "charlista" ni una voz de referencia. Mi vocación es ser fiel a lo que se me ha dado a ver y comprender y para ello no necesito este medio virtual. Lo vivo cada día con los educadores en los cursos que compartimos.

Por ello, quizá, durante un tiempo estaré en silencio o quizá me centre ya tan sólo en la reflexión sobre la Educación de la Interioridad, no lo sé. Sigo Escuchándome.

También os confieso que, el hecho de no recibir aportaciones al último tema planteado me induce a pensar que este blog es totalmente prescindible. Siempre que alguien me dice que sigue mi bog, que lo lee e incluso que utiliza algunas entradas con sus grupos, me siento gratificada y siempre respondo "pues escribe algo, deja un mensaje"... Pero nada, me siento realmente en un monólogo y en este momento de mi vida necesito diálogo, contraste de percepciones...

Suelo pensar que "nací sin móvil, sin facebook, sin blog" y así he vivido muchos años de mis cincuenta años de vida. No creo que sea imprescindible seguir haciendo uso de estos medios a no ser que me demuestren su necesidad. No quiero vivir ahora cayendo en la trampa de creer que si no estoy yo o están los demás en las redes sociales no existimos o no tenemos una palabra que aportar...

Lo dicho: Necesito silencio y diálogo, no monólogos. A no ser que sienta muy fuerte que este blog cumple una tarea, tras una última reflexión sobre "interioridad y mindfulness" lo cerraré.

Un abrazo cariñoso.

viernes, 23 de marzo de 2018

Educación de la Interioridad como Paradigma educativo y Mindfulness

Lanzo un reto reflexivo a los profesores que se han formado conmigo o se están formando:

SI UN COLEGIO YA IMPLEMENTA UN PROYECTO DE EDUCACIÓN DE LA INTERIORIDAD BASADO EN LOS OBJETIVOS:


  • UNIFICACIÓN DE LAS DIMENSIONES DE LA PERSONA
  • CONSTRUCCIÓN DE LA UNIDAD CON LOS DEMÁS, EL MUNDO Y DIOS


Si además lo hace tomando como base tres contenidos generales:


  • TRABAJO CORPORAL
  • INTEGRACIÓN EMOCIONAL
  • APERTURA A LA TRASCENDENCIA
Si para ello, entre otras, incluye en su secuenciación de técnicas desde infantil hasta bachillerato o ciclos el proceso:

                                 RELAJACIÓN-MEDITACIÓN-ORACIÓN


¿Tiene sentido incluir una formación específica en Mindfulness para todo el claustro?

Ahí os lo dejo. Mi punto de vista en unos días. Es una cuestión importante.

martes, 20 de marzo de 2018

Cumpliendo con mi oficio... TENGO ROCÍO PARA TODOS



Cumpliendo con mi oficio

piedra con piedra, pluma a pluma,
pasa el invierno y deja
sitios abandonados,
habitaciones muertas:
yo trabajo y trabajo,
debo substituir
tantos olvidos,
llenar de pan las tinieblas,
fundar otra vez la esperanza.

No es para mí sino el polvo,
la lluvia cruel de la estación,
no me reservo nada
sino todo el espacio
y allí trabajar, trabajar,
manifestar la primavera.

A todos tengo que dar algo
cada semana y cada día,
un regalo de color azul,
un pétalo frío del bosque,
y ya de mañana estoy vivo
mientras los otros se sumergen
en la pereza, en el amor,
yo estoy limpiando mi campana,
mi corazón, mis herramientas.

Tengo rocío para todos.

(PABLO NERUDA)




jueves, 1 de marzo de 2018

Soy Luz... Somos Luz

"Observa bien, contempla el mundo, hay tantas lágrimas, mucho dolor, pero si fijas bien tu mirada verás mil signos de Resurrección... Observa bien, porque muy cerca verás personas QUE PONEN LUZ, vencen tinieblas de desesperanza con su trabajo, ternura e ilusión "
Así dice una de mis canciones, así quiero recordármelo en medio de los horrores de nuestro mundo enfermo. Nunca dejar de mirar con ojos de Amor y Esperanza.
En Cuaresma, cerca de la Pascua... Recordar que SOY LUZ, que SOMOS LUZ, por más noches y tinieblas que nos rodeen y amenacen.

SOY LUZ...SOMOS LUZ


martes, 13 de febrero de 2018

¡Vive con atención!

MIÉRCOLES DE CENIZA. Fin del Carnaval.. Viendo este fin de semana una de los desfiles de carnaval, me maravillaba el detalle de algunos disfraces, carrozas y de algunas coreografías. Hay que "meter" muchas horas para todo eso. Pide dedicación y, desde luego, en las caras de los niños, jóvenes y adultos, se veía que aquello iba muy en serio, que no era un juego sin más. Habían puesto y ponían todo el empeño en hacerlo bien. Y, allí estaban todos, en un día de lluvia, frío y viento, retando al clima y llevando adelante aquello para lo que tanto habían esperado y que durante tantos meses se había preparado.

Y me pregunto: ¿Y si yo pusiera el mismo empeño en vivir de veras? ¿Y sí empleara el mismo tiempo, dedicación, atención a ser quien puedo ser, a vivir mi vida plenamente?

Así que, esta mañana me resonaba dentro que este año deseo que la Cuaresma tenga este lema para mí (y para ti, si te sirve): "VIVIR CON ATENCIÓN".

VIVIR CON ATENCIÓN quiere decir dedicar a las cosas de verdad importantes el tiempo que piden y saber diferenciarlas de las cosas secundarias.
VIVIR CON ATENCIÓN quiere decir prestar atención a los detalles: cómo dispongo el espacio exterior e interior para la oración, cómo hago mi trabajo, cómo me comporto con los que me rodean, pero también atender a la inmensa cantidad de belleza, de verdad y de bondad que me rodea y que a veces no capto por vivir distraído.
VIVIR CON ATENCIÓN quiere decir abrirme al dolor y la necesidad de los cercanos y de los lejanos.
VIVIR CON ATENCIÓN quiere decir no vivir disfrazado, sino libre de máscaras y, por ello, quizá, quedar tantas veces a la intemperie.
VIVIR CON ATENCIÓN quizá sea poner el corazón en lo de cada día, llueva o nieve, haga sol o se llene el interior personal de nubes.
VIVIR CON ATENCIÓN quiere decir celebrar la vida, expulsando la queja para entonar un himno de agradecimiento y alabanza.

A lo mejor las tres propuestas de la Cuarema, ayuno, limosna y oración, no sean más que eso, una gran invitación a la atención: estar atento a los bienes materiales y agradecerlos y cuidarlos, a la vez que compartirlos con tantos y tantos a quienes se les arrebatan haciendo de la vida una oración de agradecimiento por tanto bien recibido y una denuncia de toda injusticia y abuso.
Estar atento a mi propio interior para limpiar la mala hierba que crece con tantísima facilidad si me despisto "con lo de fuera". Estar atento a mi casa interior para descubrir en ella tanta belleza y una calidez que hacen que mi hogar sea yo mismo y en ese hogar interior, Dios amándome y la Humanidad entera hermanada conmigo.
Escuchar más allá de mis ruidos, escuchar de veras, abrirme a escuchar lo que Dios pronuncia en mi alma y ser fiel a ello.

Que la ceniza que mañana sentiré en mi frente sea un recordatorio y no deje de escuchar en mi interior: "¡VIVE CON ATENCIÓN!"

miércoles, 10 de enero de 2018

Donde la lógica dice "¡basta!", el amor dice "¡adelante!"


Foto: ELENA ANDRÉS-2017

Arco Iris: un símbolo de ALIANZA. ¿Qué es una alianza? Se me ocurre definirla así:

DONDE LA LÓGICA DICE "¡BASTA!" EL AMOR DICE "¡ADELANTE!"


Y si, como en esta imagen el arco iris es doble... 

Este arco iris lo fotografié en el cuarto aniversario de mi boda. Quizá decir a otro"quiero caminar contigo" sea vivir así, dejando que el Amor nos encamine unidos más allá de la pura lógica. Así se vive en ALIANZA toda relación ya sea de amistad, de pareja, familiar y, para algunos privilegiados incluso laboral. Sí, la vida en clave de Alianza es más hermosa y nos lleva más allá.

viernes, 22 de diciembre de 2017

Navidad: Que el nacimiento eterno se produzca en mí

"Celebramos aquí en esta vida temporal, el nacimiento eterno que Dios Padre ha realizado y realiza aún sin interrupción en la "eternidad" y que este mismo nacimiento se ha producido también en el tiempo, en la naturaleza humana. Este nacimiento se produce siempre, dice San Agustín. Pero cuando no se produce "en mí", ¿qué me importa? ¡Que, por el contrario, se produzca en mí, es toda la cuestión!  (... ) Para un hombre natural e inexperto este nacimiento es algo completamente alejado y desconocido". (Maestro Eckhart, del nacimiento eterno)

Alucinada escucho lo que una marca de preservativos nos propone: "Estas Navidades regala orgasmos". Vale... muy bien, un orgasmo nunca es algo malo, es una explosión de amor, de vida, de pasión, sobretodo si sucede en una relación consentida y amorosa, claro está. Pero dudo mucho que uno pueda ir por ahí reglando orgasmos al personal "porque yo lo valgo"... En fin, no abundo más porque el tema daría para mucho y no es mi intención.

Simplemente, me surgía pensar qué bonito sería poder regalar "orgasmos espirituales", o sea, verdaderas experiencias de Amor, de Luz divina, experiencias transformadoras... Pero eso... es un puro don, aunque nos podemos preparar para él, podemos desearlo y podemos ejercitarnos eliminando o debilitando todas las capas que nos alejan del fondo divino que nos habita. Dejar  de ser personas "naturales e inexpertas" en lo que a lo espiritual se refiere.

Este es mi deseo para todos y todas los cristianos que anhelamos vivir en y con Dios: QUE EL NACIMIENTO ETERNO SE PRODUZCA EN CADA UNO DE NOSOTROS, sólo así se producirán en la Humanidad. El nacimiento eterno, es decir: la plena manifestación de Dios en nosotros, Amor, Paz, Justicia, Alegría. Ese sería un buen orgasmo planetario, la realidad de una una Paz fruto de la Justicia enraizada en el Amor y fuente de Alegría para absolutamente todos y todas.

El resto de oropeles, compras compulsivas, empachos y obligaciones sociales, eso nunca ha sido ni será Navidad.

Desde aquí a los cristianos, a quienes creemos que ese Niño de Belén es algo más que una figurita muy simpática, os deseo muy FELIZ NAVIDAD.

lunes, 18 de diciembre de 2017

Una propuesta: Ser María

Anuncio del nacimiento de Jesús según San Lucas

A los seis meses, Dios envió al ángel Gabriel a Nazaret, pueblo de Galilea, a visitar a una joven virgen comprometida para casarse con un hombre que se llamaba José, descendiente de David. La virgen se llamaba María.  El ángel se acercó a ella y le dijo:
―¡Te saludo, tú que has recibido el favor de Dios! El Señor está contigo.
Ante estas palabras, María se perturbó, y se preguntaba qué podría significar este saludo.
―No tengas miedo, María; Dios te ha concedido su favor —le dijo el ángel—.  Quedarás encinta y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús.  Él será un gran hombre, y lo llamarán Hijo del Altísimo. Dios el Señor le dará el trono de su padre David,  y reinará sobre el pueblo de Jacob para siempre. Su reinado no tendrá fin.
 ―¿Cómo podrá suceder esto —le preguntó María al ángel—, puesto que soy virgen?
 ―El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Así que al santo niño que va a nacer lo llamarán Hijo de Dios. También tu parienta Isabel va a tener un hijo en su vejez; de hecho, la que decían que era estéril ya está en el sexto mes de embarazo.  Porque para Dios no hay nada imposible.
 ―Aquí tienes a la sierva del Señor —contestó María—. Que él haga conmigo como me has dicho.
Con esto, el ángel la dejó.

Aún no es Navidad sino que los cristianos vivimos el tiempo fabuloso del Adviento. Tiempo de Espera, tiempo de Esperanza, tiempo de "stand-by". Oportunidad para "preparar los caminos" que nos llevan al descubrimiento de Dios. Caminos accesibles a los limpios de corazón, a los sencillos. Caminos accesibles a los que se sitúan ante lo Profundo y el Misterio como María de Nazaret.
Te propongo terminar esta "cuenta atrás" antes de la noche de Navidad, contemplando a María, dejándote enseñar por ella.
Una mujer que recibe en su corazón una experiencia que rompe absolutamente con todas las formas de entender a Dios y lo divino. Lo que María comprende en su corazón es un Anuncio que revela y desvela a Dios. A María se le abren los ojos del entendimiento y del corazón y puede "ver" la "forma" que Dios desea adoptar para seguir amando a su pueblo, a la humanidad. María entiende que Dios decide adoptar la forma que nadie esperaba: la de un rey sin trono, un poderoso indefenso, un gran hombre alejado de los grandes hombres.
María acoge con sorpresa, con asombro pero abiertamente una descripción de los planes de Dios en los que ella es invitada a participar activamente. Ella, una jovencita de un pueblito es saludada e invitada a la felicidad suma por Dios. Ella, mujer, es decir, poca cosa o nada en aquella sociedad, es tomada de la mano por Dios, no sólo "tenida en cuenta" sino invitada a abrir o cerrar la puerta de acceso de la Encarnación. Su acogida o su rechazo a semejantes planes divinos, cierra o abre. Dios "se la juega" a una carta con María y en María. 
Y ella, sin salir de su asombro, haciendo preguntas porque no acaba de comprender "cómo puede ser" todo eso que Dios quiere que sea, simplemente dice: "Que se haga". María, del linaje espiritual de los "pobres de Yahwéh", puede abandonarse por completo precisamente por ser "anawin", pobre de espíritu y, por ello, bienaventurada, feliz, dichosa. Ella lo vive dentro de sí años antes de que su hijo lo proclame en las Bienaventuranzas del Reino. 
María abre la puerta a lo divino-humano y, dado su "sí"... El mensajero, la experiencia interior transformadora, termina. Toca volver a lo cotidiano a lo de siempre... Pero María ya no es la misma. Su capacidad de percibir las huellas de Dios es ahora infinita, a partir de ese momento acoge y guarda con veneración y sabiduría todo cuanto acontece, lo guarda todo en su corazón. Eso le da una mirada nueva que la pone en camino a Ain Karim a ayudar a su prima Isabel,  más tarde, esa mirada profunda y aguda, impelerá a Jesús a realizar su primer milagro en Caná, la llevará hasta los pies de una cruz y la situará como centro del cenáculo el día de Pentecostés.
Por ello me invito y te invito a "ser María": aprender de ella a acoger, gestar y dar a luz la Vida que Dios pone en cada uno de nosotros. No permitir que falsos anuncios nos estorben la escucha y la Presencia de lo que Dios dice y hace en nuestras vidas, de sus planes para con nosotros. 
Permítete, antes de los villancicos, cenas y y comidas, un tiempo para "ir más allá" o dejarte conducir más allá. Permítete y regálate un tiempo de contemplación al estilo de María. Abierta y confiadamente Escucha lo que Dios quiere decirte en tu Centro. Deja que él brille en ti y te haga "madre/padre" de la divinidad que te habita y que plenifica tu humanidad.
Sé María: deja que Dios cumpla en ti su Palabra. Sólo así es Navidad.